¿Qué es la madurez espiritual?



 Escrito por Redacción. 
 Publicado en Ética y Filosofía de Vida

 Preguntaron a Rumi, 
 maestro espiritual persa 
 del siglo XIII:

-¿El qué es veneno?
-Cualquier cosa más allá 
 de lo que necesitamos es veneno.
 Puede ser poder, pereza, comida, 
 ego, ambición, 
 miedo, rabia o lo que sea.

-¿Qué es el miedo?
-La no aceptación de la incertidumbre.
 Si aceptamos la incertidumbre, 
 se convierte en aventura.

-¿Qué es la envidia?
-La no aceptación del 
 bien en el otro. 
 Si aceptamos su bien, 
 se convierte en inspiración.

-¿Qué es la ira?

-La no aceptación de 
 lo que está 
 más allá de 
 nuestro control.
 Si lo aceptamos, 
 se convierte en tolerancia.



-¿Qué es el odi0?
-La no aceptación 
 de las personas como son.
 Si aceptamos 
 incondicionalmente, 

 a continuación, 
 se convierte en amor.



¿Qué es la madurez espiritual?

Es cuando dejas de 
tratar de cambiar 
a los demás y te centras 
 en el cambio de ti mismo.
Es cuando aceptas a 
 las personas como son. 
Es cuando comprendes 
 que todo el mundo está 
acertado en su propia perspectiva.
Es cuando aprendes a "dejar ir"
Es cuando eres capaz 
de no tener "expectativas" 
en una relación y 
 das por el bien de dar.
Es cuando comprendes 
que lo que haces, 
lo haces para tu propia paz.
Es cuando dejas de demostrarle 
al mundo lo inteligente que eres.
Es cuando no buscas 
la aprobación de otros.
Es cuando dejas de 
compararte con otros.
Es cuando estás en paz 
contigo mismo.
Madurez espiritual es 
cuando eres capaz de 
distinguir entre "necesitar" 
y "querer" 
y eres capaz de 
dejar ir a tu querer.
Y por último y 
muy importante..

Ganas madurez espiritual 
 cuando dejas de anexar 

"felicidad" a las cosas materiales."

Muchas gracias por la visita.
Hasta pronto.💜


                                                                                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Adaptables

Anuncios.

Anuncios adaptables

La Autoestima. Morticia.

  Nunca dejes que otra persona te de la autoestima que tú no tienes. Jamás ponga tu felicidad, tus sueños, deseos, anhelos y triunfos en man...