lunes, 27 de julio de 2020

Me cansé de dar siempre el primer paso.





Me cansé de dar siempre el primer paso,
me cansé de darlo todo y recibir poco o nada a cambio,
me cansé de prestar atención a personas que no lo merecen,
me cansé... De preocuparme,
incluso de sentirme culpable por creer
que no hacía lo suficiente,
me cansé de fustigarme creyendo que no hice lo correcto,
me cansé... De dar explicaciones cuando quien p
regunta no le interesa escucharte,
me cansé... Al final, mi cansacio es de darme tanto
sin protegerme ni valorarme lo suficiente, así que...




Hoy, empiezo a amarme como merezco, dejando
mis exigencias que tan sólo son perfeccionismos
por temor a equivocarme, y... me equivoco y mucho, 
de ello aprendo y enseño, que toda exigencia,
todo perfeccionismo te lleva a la inflexibilidad,
a la rigidez más absoluta queriendo tener el control,
¿de qué?, realmente no controlamos gran parte de nuestra existencia,
por tanto, toda esa autoexigencia es producto
de una baja autoestima, es una falsa autocomplacencia pues,
a quien quieres complacer realmente es a los demás
para buscar su aprobación;
Nada que sea externo a tí, te dará paz y felicidad,
pocas veces o ninguna hallarás quien te valore de verdad,
porque las personas con luz en su interior ciegan

y molestan a la gran masa.



La clave y la llave de tu bienestar está en tí, 
amarse es aceptarse y respetarse, 
guardarte de las "malas hierbas" y cobijar tu luz, tu corazón
y tu alma como el tesoro que son, todo eso, eres TÚ." 


La vida es bella, disfrútala a cada instante

No hay comentarios :

Archivo del blog