sábado, 13 de junio de 2020

Una manta en la cabeza. Miércoles con sarcasmo.



-¿Por qué me has puesto
 una manta en la cabeza?

-No sé, mi canario así se calla.


Hay gente que no para de hablar 
y hablar, contarte su vida entera,
incluso creo que recuerdan desde
que eran fetos y venga la retaila
de anécdotas, aventuras, desamores,
accidentes, la vida del vecino, del amigo,
del enemigo, su perro, su gato, el loro,
su coche, su casa, las batallitas del abuelo,
del bisabuelo, del primo hermano del amigo
de un conocido y un sin fin de cosas
que ni te van ni te vienen. Y es ahí
cuando haces lo posible por evitarlas,
cambiarte de acera, esconderte, hacerte 
el loco cuando le ves venir, es más
si pudieras, te harías hasta invisible
porque no aguantas tanta verborrea
sin sentido. ¡Qué gente más cansina!
Te agotan, te ponen tanto de los nervios
que les pagaría hasta un viaje, pero
sin retorno, para nunca volver. jajajajaja









No hay comentarios :

Archivo del blog