lunes, 9 de marzo de 2020

Decir palabrotas es sano para nuestra salud.



Y no es broma
Decir palabrotas es sano para nuestra salud mental.


Tiene muchos beneficios a nivel psicológico que van 
desde la mitigación del dolor tras un golpe hasta 
el hecho de parecer más honesto ante otras personas.



Decir una palabrota después de habernos 
dado un golpe muy doloroso nos ayuda 
a manejar el grado de dolor que sufrimos. 
Eso sucede porque cuando decimos 
un taco estamos enviando 
un mensaje a la amígdala en el cerebro 
y la reacción tanto emocional 
como física que provoca pronunciar 
esa palabra nos ayuda a 
recargarnos de energía, 
muy necesaria en ese preciso momento.


Al soltar una palabra malsonante también 
estamos liberándonos emocionalmente, lo que ayuda a nuestro cuerpo a aliviar el estrés. 
Los tacos salen por nuestra boca 
procedentes del cerebro, 
pero todo el cuerpo se involucra 
en esa acción ya que 
la frustración o el enfado que tenemos 
afecta a la totalidad del cuerpo. 
Si nos enfadamos sin decir palabrotas 
nos estamos conteniendo; pero si las decimos, 
la liberación de emociones y, 
por tanto, del estrés es total.


Tampoco es cuestión de ir insultando 
a todo el mundo porque si, 
solo sucede cuando nuestra mente lo necesita
y queremos descargar toda 
esa negatividad que llevamos
dentro, así que si no quieren que les de 
un soponcio ya saben, suelta lo que tanto 
deseas expresar en ese
momento a base de insultos. 
Ya, luego, dependiendo de 
la persona a la que hayas insultado, 
intenta desahogarte y expresarle lo que sientes 
con mejores palabras.

Fuente, Internet...

No hay comentarios :

Archivo del blog