Yo no soy vieja. Chistes viejitos hablando sobre el envejecimiento.

                    



Chistes de viejitos;

Dos ancianos se encuentran 
hablando sobre 
el envejecimiento:

-Mira, la peor parte de la vejez 
se la llevan nuestras 
  mujeres, además, ellas siempre 
se negarán a admitir 
  que envejecen más rápido y tratan, 
por cualquier medio, 
  de esconder sus achaques.
-¿Sabes que si? Tienes toda la razón.
Dijo el otro viejito
-Te cuento: he encontrado un buen truco 
para hacerles ver 
  sus discapacidades 
por medio de un jueguito. 
Si quieres saber si tu mujer se está 
empezando a quedar sorda, 
  colócate a 10 metros de ella 
y hazle una pregunta. 
  Cuando veas que no te responde, 
acércate a 5 metros. 
  Después a 2 metros y luego a 1 metro.
 Ya no le quedará a ella más remedio 
que darse cuenta que está sorda.

El viejito encuentra que 
la idea es como buena y 
cuando llega a casa se coloca 
a 10 metros de su señora 
y pregunta, levantando la voz:
-Cariño ¿ qué hay de cena?
No recibe respuesta. Entonces se acerca 
a 5 metros y le pregunta de nuevo:
-Cariño ¿ qué hay de cena...?
No recibe respuesta, por lo que 
decide acercarse a 2 metros:
-Mi amor ¿ qué vamos a cenar...?
Nada de nada. 
Se acerca a 1 metro de ella:
-Mi vida ¿ qué vamos a cenar?
Y la viejitaa enfadada le contesta gritando:
-¡Viejo idiota, soooordo, te he dicho ya 4 veces 
  que pollo con papas fritas!







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Adaptables

Anuncios.

Anuncios adaptables

El Santa de los adultos. El Karma. Morticia.

Pórtense bien, que el Santa de los adultos se llama Karma,  y ese nunca olvida los regalos. Recuerden que el Karma nunca jamás se olvida de ...