domingo, 13 de enero de 2019

Beneficios de decir palabrotas.





Decir palabrotas es bueno para la salud
Descubren que soltar palabras malsonantes cuando nos hacemos daño reduce el dolor.

Así que cuando te golpeas el dedo del pie y sueltas una grosería, hacerlo puede ayudarte a tolerar mejor el malestar.


La gente también percibe a aquellos que usan palabrotas como personas más honestas. La idea es que los mentirosos necesitan usar más su cerebro y requieren más tiempo para pensar e inventar mentiras, recordarlas o simplemente evitar decir la verdad. En cambio, los que suelen decir la verdad van al grano más rápido, lo que puede implicar hablar impulsivamente y sin filtro.

Las malas palabras pueden ayudarte a comunicar tus emociones con más precisión, lo que contradice la creencia popular de que la gente usa groserías porque le falta vocabulario.


“Creemos que cuando la gente usa palabras malsonantes nos da muestras de su estado emocional, y no es algo que la gente haga todo el tiempo”, dijo Bergen. “Mucha gente esconde sus emociones por diversas razones y creo que podemos inferir cuando alguien dice groserías que no las está escondiendo; más bien está expresando honestamente su postura emocional. Si quieres que la gente piense que estás diciendo la verdad, entonces decir malas palabras puede ayudarte en tu propósito”.
Muchos expertos coinciden en que decir groserías de forma moderada al inicio o final de un discurso puede ayudar a establecer un vínculo sólido y perdurable con la audiencia, quizás porque las personas interpretan el calor del diálogo como una muestra de compromiso y autenticidad.

“Si quieres que la gente piense que estás diciendo la verdad, entonces decir malas palabras puede ayudarte en tu propósito”.

BENJAMIN BERGEN, PROFESOR DE CIENCIAS COGNITIVAS DE LA UNIVERSIDAD DE CALIFORNIA EN SAN DIEGO






                   

No hay comentarios :

Archivo del blog