lunes, 10 de diciembre de 2018

No sé donde estabas cuando te conocí.








No sé donde estabas antes de conocerte...
Pero ahí te hubieras quedado.

¡Que si, que si! hay gente que pasa por tu vida
y te deja unas vivencias y recuerdos
tan nefastos que cuando lo piensas
fríamente, te fan ganas de volver
atrás y no pasar por el mismo camino
en el cuál te tropezaste con ellas.
Dicen que la vida, las pone en tu destino
por algo pero... vida, no te lo tomes
tan en serio, para la próxima intenta
tener ojito y haz que pasen de largo,
nos haces un gran favor.













No hay amigos falsos, solo falsos
que se las dan de amigos.
Están cuando necesitan algo de ti,
cuando pretenden que les saques
las castañas del fuego o por algún interés
nada bueno y cuando tú les necesitas,
son como magos, nunca por aquí,
nunca por allá, nunca por ningún lado.
No, no necesitas ese tipo de personajes
para vivir, son parásitos y como tales
hay que tratarles, erradicando 
el problema desde la raíz.
Hazte mago tú también, 
no estás never, never, never...
¡Al carajo! 

















Un día se va a poner de moda ser
IMBÉCIL, 
y algunos no van a saber 
que hacer con la fama. 













Mejor te olvido, me da pereza extrañarte.
Cuando rompes una relación con alguien,
sea del tipo que sea, amistad, familiar o
de pareja, cuesta un mundo olvidar lo vivido,
demasiado pero siempre llega el día
en el cuál, ya ni te acuerdas de esas
personas, todo lo relacionado con
ellas te importa un pito.
Te da igual si están bien, mal, si respiran,
que pasa con sus vidas... todo ya te
es indiferente y cierto es, da una pereza tan
grande recordar que desde que te viene
algún recuerdo a la cabeza,
lo deshechas por completo, te quedas..
¡eiins! ¿pero esto que es cerebro?
relájate que no quiero dolores de cabeza.
Fuera todo tipo de pensamientos
hacía esa gente, total, ya no son 
ni representan nada de nada para ti.


😉😉😉😉😉😉😉



No hay comentarios :

Archivo del blog