Mucha sinceridad. Morti.

 


Mucha sinceridad es perjudicial
para la salud mental del otro.

Hablando de sinceridad todos
la queremos, la exigimos,
deseamos que no nos mientan
ni piensen que somos tontos
para creernos un repertorio
de mentiras sacadas
de una peli de miedo pero,
¿hasta que punto es necesario
ser sinceros completamente?
No es cuestión tampoco de
ir destruyendo la moral
de las personas, ni añadiendo
dolor al dolor. Ser sinceros
sí, pero con respecto a las
intenciones con otra persona
no al echo de desmoralizar
ni destrozar la autoestima
de nadie. Una cosa es 
no mentir y otra totalmente´
diferente es hacer daño
gratuito por el simple
placer de andar joiendo
a nadie. No confundan nunca
los términos.



                                                      

No hay comentarios:

Anuncios.

Anuncios adaptables

En las tentaciones no se cae. Miércoles.

  En las tentaciones no se cae, se entra por la puerta grande. 😎😎😎😎😎 Señor, si voy a caer  en la tentación, haz que parezca un accident...