miércoles, 9 de agosto de 2017

Mi báscula. Morticia Addams




Los cánones de belleza nos han impuesto
el tener que ser o intentar ser alguien
perfecto. Piernas esculturales, cintura de avispa,
pechos grandes, prietos y firmes,
estar en un límite de peso...
Todo ello conlleva mucho sacrificio, esfuerzo,
dedicación y hasta obsesión por 
cumplir con estas reglas absurdas...
(Por cierto, no sé quien sería el imbécil
que las inventó) . Vivimos, por desgracia,
en una sociedad llena de perjuicios
y si no consigues esos estándares
la sociedad te señala, te critica, se burla,
no empatizan con el ser como eres
y es ahí cuando empiezan los problemas
para todas esas personas que no consiguen
cumplir esas absurdas metas.
Hacer ejercicio, llevar una dieta equilibrada,
pasear, disfrutar y sentirte contento contigo
mismo, debería de bastar, y a la borregada
que opine lo contrario... simple y llanamente...
A la mierda.  






                    

Archivo del blog