lunes, 26 de junio de 2017

No se puede obligar a alguien a que te escriba.





No se puede obligar a alguien
a que te escriba, a que te llame,
a que esté contigo ni mucho menos
a que te quiera. El que está es
porque le nace.

Y es que mucha gente tiene la mala 
costumbre de presionar, suplicar,
rogar, exigir el amor de una persona
¡y no! "error", por mucho que te diga
que te quiere, que no puede vivir
sin ti, eres el amor de su vida, 
la causa de sus alegrías, que nunca
ha conocido a nadie como tú y todas
esas pavadas que se suelen decir,
si no da un paso, demuestra o hace
todo lo posible por estar a tu lado,
déjame decirte que le importas
un carajo. Tal cuál, no importa 
la distancia, los obstáculos, si el tiempo
está bueno o malo, que si la madre,
la tía, la abuela, la hermana, el trabajo,
y esas miles de excusas que te pone.
Baja de la nube, nada es cierto, solo 
te tiene ahí para alimentar su ego,
el saber que hay alguien loco por su
supuesto amor y a último remedio,
quizás, algún día de un paso y
decida estar contigo pero ¡ojo!,
no será por amor, será por soledad,
porque nadie le ha aguantado y solo
tú quedas como su única opción.

No se infravaloren, eso no funciona
así, y como dice el refrán:
"Donde pasaste el verano, vete ahora
 a pasar el invierno" .

Cuídense y quiéranse mucho, no están
para recoger migajas.












Archivo del blog