No le sigo la corriente a nadie.





Yo no le sigo la corriente a nadie
porque la luz está muy cara.

Así que a palabras electrizantes,
oídos desenchufados.

Somos los amos de nuestra vida,
es nuestra y nadie tiene el derecho
a decir lo que tenemos que hacer,
pensar o decir.
¿Seguirle la corriente a la gente corriente?
Ni que fuésemos uno más del rebaño,
quien quiera luz en su camino,
que se la pague, encienda una vela
o se compre una linterna y si encima
vienen con críticas, a desenchufar
las orejas y decir como los niños:
"Cucurucho que no te escucho"









                         

Adaptables

Anuncios.

Anuncios adaptables

La Autoestima. Morticia.

  Nunca dejes que otra persona te de la autoestima que tú no tienes. Jamás ponga tu felicidad, tus sueños, deseos, anhelos y triunfos en man...