Mi ángel de la guarda.



Mi ángel de la guarda me 
ha abandonado. 
Se fue al psicólogo 
porque dice que ya
no sabe que hacer conmigo.

Y miren que lo intento, 
no quiero portarme mal pero
es mi forma de ser, loca,
libre, independiente, me gusta
el riesgo, poner la mano en el 
fuego, aunque me queme.
No es muy fino mi vocabulario,
tropiezo mil y una vez, meto la pata,
abro mucho la boca, sobre todo 
cuando no estoy de acuerdo en algo
o intentan pisarme, me enfado, pataleo,
grito, mi grado de histerismo llega
al máximo cuando quieren fastidiarme
y un sin fin de situaciones que el angelote
no tolera pero... ¿que hago?
O me acepta tal y como soy, 
y me cuida, que esa es su labor o
¡hala! a terapia por desconsiderado.
Y es que cada cuál con sus demonios
y si no puede controlarlos, 
que se busque otro empleo. 













No, parece que muy contento 
no se quedó. A mi no me miren.















No sé yo, mucho teatro,
me da que es muy vago como
para andar vigilándome 
todo el día. jajajajajaja.






Los 20 mandamientos de Pau Donés.

  Todo lo que hizo Pau Donés en el último lustro, desde que le diagnosticaron cáncer en 2015, se basa en una veintena de mandamientos que de...

Anuncios relacionados.